PILETAS NATURALES

FAQ´s

Las piletas naturales tienen el doble del tamaño de una convencional, ya que incluyen el jardín acuático que es la zona de depuración. Muchas de ellas se desarrollan como una pileta tradicional, pero no tienen nada en común (más allá que la zona de baño) con la pileta clorada tradicional.
Asimismo, como cualquier otro proyecto, depende de innumerables variables, tales como tamaño, paisajismo, ubicación, estilo deseado, etc. Cada presupuesto se adapta al cliente según sus necesidades.
Las piletas naturales tienen un precio por metro cuadrado similar a las piletas cloradas. Pero, al necesitar una zona de tratamiento, son más grandes. Si bien la zona de tratamiento es parte del jardín y aporta mucho a su belleza, hay que considerar este costo adicional.
Cada proyecto se aborda de forma independiente.
Para poder desarrollarlo se observan múltiples variables, como climatología, asoleamiento, uso de bio-regeneración, tipo de agua, fauna, ecosistemas existentes, necesidades del cliente, etc.
Luego desarrollamos un anteproyecto de la Biopileta que se entrega con un presupuesto aproximado.
Sobre la aprobación del anteproyecto y del presupuesto se inicia la fase de diseño final u proyecto.
Una vez aprobado el proyecto y revisión del presupuesto se comenzará con la ejecución de la Biopileta.
No es necesario. Puede adaptarse a pequeños tamaños y zonas donde el pasto no es una opción viable y eco sostenible.
Sí. La temperatura a la que puedes calentar el agua dependerá del clima, el lugar y de la estación del año, teniendo en cuenta que la temperatura óptima será la necesaria para la vida acuática. También es importante preguntarse si es necesario climatizar o mejor tomar la decisión de disfrutarla en la etapa del año donde se disfruta un buen chapuzón refrescante.
Las piletas naturales suelen ser más cálidas de que las químicas, la zona de depuración contiene gravas que colectan el calor del sol.
El agua de una pileta natural es tratada del mismo modo que en la naturaleza, mediante procesos físicos y biológicos. El agua se depura por el movimiento a través del filtro. En este filtro se fijan las bacterias aeróbicas y anaeróbicas en las zonas de regeneración, y con los productos que éstas generan, se alimentan mediante hidropónia las plantas acuáticas. Se evita de esta manera la adición de productos químicos para la conservación del agua.
Optimizamos a través del diseño y la tecnología este proceso natural, recreando un espacio vivo.
El agua de una pileta natural de Biopiletas se parece más a la de un estanque que a la de una piscina convencional. Como ocurre con cualquier masa de agua natural, el agua será distinta cada día, pero siempre podrá ver el fondo, incluso en las zonas más profundas.
La lluvia, la temperatura y el número de personas que la disfruten, pueden influir en la claridad del agua. Por ejemplo, si en un día de verano muchas personas la disfrutan el agua puede quedar turbia, pero en los días sucesivos volverá a ser cristalina, una vez que el filtro se haya estabilizado.
El agua se conserva durante todo el año, aunque habrá que rellenar en forma ocasional luego de pasar el barre-fondo o para suplir el agua evaporada. En épocas de lluvia o con lluvias intensas se completa lo que pudiera faltar y no hace falta ningún tratamiento adicional.
Las condiciones de cada proyecto determinan el tamaño y diseño del filtro. Cada una de ellas se desarrolla en función de la necesidad del cliente, clima y uso que tendrá. Para garantizar una correcta depuración se utilizará entre un 40-50% del total de la superficie de la pileta.
El mantenimiento que requiere una pileta natural es muy similar al de una pileta convencional, será necesario retirar las hojas u otros elementos que queden en la superficie y limpiar las los skimmer. Se sumará el mantenimiento del jardín acuático, muy similar al cuidado de un jardín, poda y retiro de hojas y flores secas, abono una vez por temporada.
Las plantas disminuyen su actividad durante el invierno, algunas inclusive desaparecen de la vista, y vuelven a surgir con todas sus fuerzas durante la primavera, pero no mueren. Hay que considerar que son organismos vivos y ocasionalmente habrá que reemplazar algún ejemplar
Las piletas naturales soportan las heladas de inviernos de países como Alemania, Suiza o Canadá. Los jardines vuelven a su esplendor durante la primavera.
No, los mosquitos precisan aguas estancadas para proliferar. El agua de una pileta ecológica está en constante movimiento. Las larvas llegan por vía aérea a la superficie del agua, y al crear una corriente de agua superficial, se van absorbiendo por el filtro biológico, por lo que la piscina queda libre de mosquitos.
Por otro lado, habrá mariposas y libélulas, los pájaros se acercarán a tomar agua.
Una Biopileta siempre tendrá una cantidad mínima de algas. No son dañinas, pero tampoco son ornamentales y no se requieren en la pileta.
Lo importante es tenerlas bajo control, y esto se logra través de las plantas acuáticas adecuadas al clima para que compitan por los nutrientes. Generalmente durante el mes de agosto donde la temperatura comienza a elevarse las algas le ganan partido a las plantas que luego de un mes ya toman control de los nutrientes.
No, aunque ellos estarían encantados! Cuando incluimos peces en las piletas naturales debemos proyectar el área de nado en función de la cantidad de ellos y de su tipo de vida, también se deberá evaluar el área de tratamiento para poder procesar los residuos de éstos, lo que ocasiona un aumento en el costo. También suelen provocar turbidez en el agua por la agitación que realizan en el suelo en la zona de regeneración.
Una pileta natural colabora con la biodiversidad y ayuda a restaurar la vida silvestre, no perturba el ecosistema como lo hace una pileta clorada.
Cuando las ranas son parte del ecosistema es posible que a finales del invierno y principios de la primavera se acerquen a la zona de regeneración (de plantación). Pero es muy difícil que se encuentren en la zona de baño, dado que son muy sensibles al ruido y al movimiento. La Biopileta no atrae especies que no se encuentren ya en el ecosistema donde se construye.
Si se desea una zona de nado libre de estos animales es aconsejable construir de manera independiente el área de regeneración.